martes, 24 de enero de 2012

Apocalipsis: Guía de lectura



Apocalipsis:

lo que tiene que suceder pronto.
Juan C. Kennington

Abstract
La Biblia libro por libro
Una breve presentación del libro de Apocalipsis buscando entender el libro en el contexto de los lectores originales, también explicando el significado que tiene para todos los cristianos. 


¿Cuál es el libro de la Biblia que más ha influenciado la historia de América Latina?
Una posible respuesta es el Apocalipsis por su idea del milenio y reino de Dios que espesan la idea de esperanza para un futuro ideal y ha sido usado por muchos ideologías políticas.




Apocalipsis: una guía de lectura

El propósito de este taller es estudiar el libro de Apocalipsis y no el final de los tiempos (escatología). Es necesario comprender el libro en sí antes de hacer las conexiones al resto de la Biblia.

Expondremos una interpretación entre muchas. No vamos a ver las comparaciones entre las interpretaciones para poder ser breve. Si no entiendes una interpretación bien, no puedes comparar varias.

El Apocalipsis da esperanza a los cristianos que están siendo perseguidos por el Imperio. ¿Cuáles son los aspectos de esperanza que están presentes en cada sección? ¿Cuáles son las advertencias? ¿Cómo se describe la actividad de Dios?

El Autor

Apocalipsis fue escrito por el apóstol Juan al final del primer siglo del cristianismo, probablemente del año 90 al 98. Aparentemente mientras pastoreaba la iglesia de Éfeso, lo desterraron a la isla de Patmós por predicar el Evangelio. Juan fue el último de los Apóstoles en morir y la tradición dice que murió por vejez encarcelado.


Los Destinatarios y el Propósito del Libro

El prólogo y el epilogo nos muestran el propósito de Juan, sus destinatarios y los problemas que quiere abordar. En ambos, el prologo y el epilogo, Juan hace claro que está escribiendo a la iglesia. El cree que sus destinatarios pueden entender, guardar y aplicar los contenidos del libro a sus vidas.

El prólogo de libro
Apocalipsis explica las causas de las cosas que tienen que suceder, nos muestra cómo Dios gobierna este mundo y cómo Él nos comparte su manera de pensar. 

Los destinatarios del libro debían predicar su mensaje y este será de bendición a la iglesia, la cual vivía tiempos difíciles.

Ésta es la revelación (Apocalipsis) de Jesucristo, que Dios le dio para mostrar a sus siervos lo que sin demora tiene que suceder. Jesucristo envió a su ángel para dar a conocer la revelación a su siervo Juan, quien por su parte da fe de la verdad, escribiendo todo lo que vio, a saber, la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo. Dichoso el que lee y dichosos los que escuchan las palabras de este mensaje profético y hacen caso de lo que aquí está escrito, porque el tiempo de su cumplimiento está cerca.(Apocalipsis 1:1-3 NVI).

Claramente identificamos el destinatario de Juan como la iglesia.

Yo, Juan, escribo a las siete iglesias que están en la provincia de Asia... (Apocalipsis 1:4 NVI).

El epílogo del libro
El contenido de este libro debe ser divulgado y compartido por los destinatarios de este libro:

También me dijo: «No guardes en secreto las palabras del mensaje profético de este libro, porque el tiempo de su cumplimiento está cerca. Deja que el malo siga haciendo el mal y que el vil siga envileciéndose; deja que el justo siga practicando la justicia y que el santo siga santificándose” (Apocalipsis 22:10-11 NVI).

Los destinatarios son cristianos. Juan le escribe a los cristianos están aquí en la tierra… antes de la segunda venida que se encuentra en el final de libro. Define a sus destinatarios como cristianos que han lavado sus ropas y que están buscando agradar al Señor y su deseo es dar aliento a la iglesia:

«¡Miren que vengo pronto! Traigo conmigo mi recompensa, y le pagaré a cada uno según lo que haya hecho. Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin.  Dichosos los que lavan sus ropas para tener derecho al árbol de la vida y para poder entrar por las puertas de la ciudad. Pero afuera se quedarán los *perros, los que practican las artes mágicas, los que cometen inmoralidades sexuales, los asesinos, los idólatras y todos los que aman y practican la mentira. Yo, Jesús, he enviado a mi ángel para darles a ustedes testimonio de estas cosas que conciernen a las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, la brillante estrella de la mañana» (Apocalipsis 22:12-16).

La advertencia
Advierte contra agregar o mezclar el Apocalipsis con otros conceptos foráneos a él mismo.

A todo el que escuche las palabras del mensaje profético de este libro le advierto esto: Si alguno le añade algo, Dios le añadirá a él las plagas descritas en este libro. Y si alguno quita palabras de este libro de profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa, descritos en este libro (Apoc. 22:18-19).



La historia de la interpretación de Apocalipsis

Han habido un sin fin de interpretaciones del fin del mundo a lo largo de la historia que han lastimando a la iglesia de muchas maneras:
a)  Algunos han vendido todas sus posesiones y se han juntado en las montañas para esperar la venida de Cristo (Montano y Miller, Camping, Hal Lindsey entre mucho otros).
b) Otros han emprendido conquistas militares para establecer el reino de Dios dentro y fuera de la Tierra Santa (Cruzadas y Conquista espiritual de México).
c)   Algunos, incluso no cristianos, que han predicho el fin del mundo a causa de una catástrofe (Nostradamus, los Mayas - 2012, Al Gore - calentamiento global, etc.).

Destellos de la Historia de la interpretación del Apocalipsis
La interpretación del Apocalipsis ha sido variada desde los tiempos en que fue escrito. Buenos cristianos han propuesto diversas interpretaciones y han tenido mucha influencia en la historia cristiana y secular. A continuación menciono varias con el fin de que no seamos intolerantes con los que están de acuerdo con ellas.  Seamos cautelosos.

1.    Justino Mártir (100-165) creía que Cristo iba a regresar a la tierra y establecer su reino que duraría mil años. Pensaba que esto iba a ocurrir mientras él mismo seguía vivo. Ésta es la enseñanza premilenial.
2.    Hipólito (254) creía que los sellos, las trompetas y las copas eran juicios de Dios que iban a ocurrir al mismo tiempo.
3.    Ticonio (330-390) Miembro de una secta llamada “donatismo”, entendió los mil años como el periodo de la iglesia (desde la resurrección de Jesús hasta su segunda venida). Agustín de Hipona (356-430) adoptó la interpretación de Ticonio. Esta interpretación recibe el nombre de amilenialismo.
4.    Papa Silvestre I (1000) pensaba que Cristo iba a regresar en el año 1000 para establecer su reino. 
5.    Las Cruzadas buscaban ayudar a los cristianos a poseer la tierra prometida y tener el lugar bajo el control cristiano y estar listos para la venida de Cristo.
6.    Joaquín Flores ó Joaquín de Fiore (1132-1202) creía en una escatología (o el final de los tiempos) de tres eras:
o   La Era del Padre fue el Antiguo Testamento.
o   La Era del Hijo era el tiempo de la iglesia y terminaría en 1280.
o   La Era del Espíritu Santo empezaría en 1280.
En este tiempo los monjes iban a establecer el Reino de Dios desde los monasterios. Muchos Franciscanos que llegaron a México tenían esta escatología.
7.    Tomás Munzer (1490-1525) quería establecer el reino de Dios por la fuerza en Alemania. Él es considerado hoy un precursor del comunismo.

Durante la Reforma, los protestantes llamaban al Papa “anti-Cristo”. Para evitar ese título, el Papa le pidió a los jesuitas que trabajaran en una escatología en la que no fuera posible llamarle “el anti-Cristo”. Luis Alcázar y Francisco Ribera crearon estas escatologías para el Papa. 

8.  Luis Alcázar (1614) pensaba que la tribulación terminó y el milenio empezó con la conversión de Constantino en 313, momento en el que el Emperador unió a la iglesia con el Estado proclamando al cristianismo como la religión oficial del Imperio. La interpretación Preterista (refiriéndose al pasado) establece que el Apocalipsis se limita principalmente a los que originalmente recibieron la carta, es decir aquellos que vivieron alrededor  del año 100 d.C.
9.  Francisco Ribera (1537-1591) entendió que los eventos de los capítulos 4 en adelante son eventos futuros al tiempo de la iglesia. La tierra iba a pasar por una tribulación antes de la venida de Jesús. Él vendría a reinar por mil años. Esta es la concepción Futurista.
10.  Guillermo Miller (1844) predijo que Cristo iba a regresar a la tierra y animaba a los cristianos a vender todas sus posesiones y esperarle en la cimas de las montañas de los EEUU.
11.  John Nelson Darby (1875) adaptó el futurismo y lo introduce al entorno evangélico. Su sistema de interpretación toma el nombre de dispensacionalismo. Hoy en día lo encontramos en la Biblia de Estudio de Scofield.

Conclusiones de la historia de la interpretación

Las interpretaciones del Apocalipsis más populares buscan dejarlo como parte del futuro o del pasado. Las interpretaciones futuristas hacen imposible que el Apocalipsis influya en el entendimiento del mundo en los últimos 2000 años, mientras que las pretéritas hablan de eventos que no son relevantes para el mundo actual. Los que han tratado de interpretar al Apocalipsis como eventos aislados no han aportado a nuestro entendimiento y solo causan confusión.

Pero la hermenéutica de la Biblia dice que cada libro estaba escrito para un audiencia histórica específica, y si no tiene significancia para este audiencia original tampoco tiene importancia para nosotros.

Con tantas interpretaciones uno debe tener cuidado de evitar el dogmatismo en posturas absolutistas. Siempre debe haber tolerancia cuando hay tanta divergencia de opinión.



Contexto histórico: El choque entre dos soberanos

Para poder interpretar correctamente Apocalipsis tenemos que ver qué estaba sucediendo cuando fue escrito. De lo contrario nuestra comprensión no será apropiada.

Cuando Juan escribió el Apocalipsis la salud era muy precaria. Cualquier infección o enfermedad podría causar la muerte. No había derechos humanos para proteger a las personas de empresas o gobiernos que actuaran en su contra.

Los emperadores pretendían ser gobernantes absolutos. Nadie podría retar su poder o autoridad y sobrevivir. Domiciano (Cesar de Roma 81-96 d.C.) se declaró divino. Se hacía llamar “Dominus et Deus noster Domiciano”, es decir, “nuestro señor y dios Domiciano”. Como dios era celoso y quería que todos los infieles pagaran con sus vidas. Él reinaba por el temor que la gente tenía a la muerte.

Apocalipsis responde a las aseveraciones de Domiciano y lo reta:
"Yo soy el Alfa y la Omega —dice el Señor Dios—, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.
” (Apocalipsis 1: 8)
Cada vez que el Apocalipsis menciona que “Jesús es Señor”, que hay un “sólo Dios”, que “digno es el Cordero” entre muchas otras frases, esta contradiciendo a Domiciano, o cualquier otro que pretende de ser un dios. (Ver la película “Apocalipsis” con Richard Harris.)

Apocalipsis describe a los cristianos como los que “no valoraron tanto su vida como para evitar la muerte” (Apocalipsis 12:11). Y exige: “¡Adora sólo a Dios!” (Apocalipsis 22:9).

Investigación: Lea los 8 secciones [Prologo (1:1-8) y Epilogo (22:6—21), Iglesias (1:9—3), Sellos (4—8:1), Trompetas (8:2—11), Guerra en el cielo (12—14), Copas (15—16), El Triunfo de Cristo (17-20)y La Nueva Creación del Apocalipsis (21—23:5)] y anota que enseña en cada parte acerca de  la soberanía de Dios. Después de hacer las observaciones, resume la enseñanza de Apocalipsis sobre la soberanía.



Características de Redacción

1.    La Biblia y el Apocalipsis
El Apocalipsis tiene 404 versículos, pero tiene referencias a otros 518 textos de la Biblia. Sin embargo, no hace ni una cita directa a otro libro. Todas las figuras y personajes como rameras, dragones, bestias y jinetes son referencias a otros textos Bíblicos.  Es decir, si no conocemos la Biblia no vamos a entender el Apocalipsis. Juan no está repitiendo lo que estaba escrito, sino recreando su significado con una visión Cristo-céntrica (E. Peterson, Reversed Thunder, p.23). 

Algunas citas a las que Juan hace referencia son:
-       Rameras (Jeremías 2:34, 4:30; Isaías 1:15-22, 17:4, 18:16)
-       Dragón (Salmo 74:13-14, 89:10; Isaías 30:7, 51:9; Ezequiel 29:3)
-       Bestias (Isaias 27; Salmo 74:13, Daniel 7:3-8, Genesis 3:15, Job 40:1, Habacuc 3:8-15)
-       Jinetes (Zacarias 1:8-15, 6:1-8)

NOTA: También, muchas veces las citas bíblicas no hacen referencia a textos aislados sino a todo el contexto del libro citado.

2.    Género
Cuando Juan escribió su libro, “Apocalipsis” ya era un género de literatura que los judíos usaban en los tiempos de represión religiosa (entre los años 200 antes de Cristo y el 200 después de Cristo). No usa palabras claras e inteligibles y usaban símbolos en lugar de usar nombres propios de reyes, generales y países. Todo se describe de manera simbólica, por lo que animó a la iglesia a la resistencia.

El uso de números como símbolos (Basado en José Grau, Apocalipsis, p. 21-26):
“2” significa renovación, valor, poder y testimonio. Dos testigos están requeridos para establecer la verdad. Uno sólo no basta.
3” es el número divino.
3 1/2”, “tres y medio” es la mitad de 7. Equivale a falta de reposo, insatisfacción, y o incompleto.
4” es el número cósmico. Símbolo del mundo donde vivimos. Los 4 seres vivientes venían de los 4 esquinas de la tierra o de la naturaleza. Toda la creación. Los 4 jinetes representan los motores de la historia. 
6” es un número que queda corto del número completo. Representa imperfección, pecado, algo incompleto. A veces es el número de pecado.
“7” es símbolo que más aparece en el Apocalipsis, 54 veces. Su significado puede ser el valor numérico siete, pero generalmente describe al “completo”, “la totalidad”, “perfección”, “Todos” de un grupo, Las 7 iglesias representan toda la iglesia. Las 7  copas representan toda la ira de Dios. Las 7 trompetas representan toda la advertencia y llamado que Dios da para llamar a la gente a dejar sus pecados.
10” es el número de lo completo. 10 cuernos significa el poder completo de gobernar.
12” ..es el número del pueblo original de Dios. 12 patriarcas, 12 tribus, 12 apóstoles.
1000”, “10x10x10”,m “milenio” es un término usado en las Escrituras para expresar un periodo largo, indefinido. Un ejemplo, “...para el Señor un día es como mil años y mil años como un día” (2 Pedro 3:8 NVI). La expresión “mil años” nunca se usa para medir tiempo como un reloj. Es una expresión para mucho tiempo.
144,000 = 12 (los patriarcas) x 12 (los apóstoles) x 1000

3.    Quiasmos
La poesía hebrea usa el quiasmo que es el patrón “abc D cba”. Pone la parte más importante o la conclusión al centro.  Si concedamos que el libro en si es un quiasmo compuesto por 7 secciones: (a) las siete iglesias, (b) los siete sellos, (c) las siete trompetas, (d) guerra en el cielo, (c) las siete copas, (b) los juicios, (a) el nuevo cielo. El punto principal es la guerra en el cielo donde se realiza una lucha cósmica entre Jesús y el dragón (Apocalipsis 12-14). Es una lucha de vida ó muerte. (Ve abajo)

4.    Paralelismo Progresivo
Apocalipsis  cuenta los mismos sucesos varias veces.  Es decir que los eventos están empalmados o es una “repetición”.

Guillermo Hendriksen llama este tipo de paralelismo “paralelismo progresivo”. Paralelismo progresivo es cuando se cuenta la misma historia varías veces, pero en cada recuento es más intenso, más violento, más completo.

Gordon Fee lo llama el paralelismo “elíptico con anticipaciones del fin”.

Para ilustrar esto, veremos cómo la narración describe la destrucción de la tierra o un tipo de fin varias veces:


Ejercicio. Lee el fin del tiempo que se encuentra en cada sección (2 a 6):

1)    Las Siete Iglesias: no tiene destrucción porque su tiempo no termina.
2)    Los Siete Sellos: Apocalipsis 6:12-17. Esta descripción coincide con 2 Pedro 3:10.
3)    Las Siete Trompetas: Apocalipsis 10:5-7, 11:15-19.
4)    Guerra en el Cielo: Apocalipsis 14:19-20.
5)    Las Siete Copas. Noten bien la frase en Apocalipsis 16:17-21, “¡Se Acabó!” (NVI) o “¡Hecho está!” (RV60) que indican que el tiempo se acabó.
6)    Los Juicios Apocalipsis 19:19-21.
7)    El nuevo Cielo: Apocalipsis 20:7-10. Describe la nueva creación que Dios tiene preparada (Juan 14:1-5) para su pueblo.
 


















5.    Contrastes y Paradojas
La poesía hebrea enfatiza contrastes. Esto era importante porque el estado era la fuerza dominante y los cristianos estaban perdiendo en el momento que Juan escribe Apocalipsis. Sin embargo, Juan describe la victoria de la iglesia y canta un requíem para la bestia (el estado de Roma). Este conflicto entre la proclamación cristiana y la situación de la vida de los conversos requería una buena respuesta para que los cristianos entendieran lo que estaba sucediendo.

Los contrastes y paradojas están por todo el libro.  Un ejemplo es la Trinidad vs. trinidad satánica (Dragón y 2 bestias) Apoc. 12:18-13:18.  Abajo en cap. 13 y 14 hay una tabla de contrastes.  Hay que estar alerta a éstos mientras que se lee el libro.       

Entre los contrastes encontramos lo escuchado y lo visto. Muestra una paradoja y presenta dos aspectos de una verdad. En Apocalipsis 1:10 “oí detrás de mí una voz fuerte” y Apocalipsis 1:12 “me volví para ver de quien era la voz que me hablaba y, al volverme, vi siete candelabros de oro... y en medio… el Hijo del Hombre.”  Lo que se oye y lo que se ve son la misma cosa: el “Hijo del Hombre”.  Otro ejemplos son Apocalipsis 5:5 vs. 5:6 y 7:1-8 vs. 9-10

Lo que Juan escucha y ve aparece por todo el libro.  A veces son contrastas pero no siempre.

“Yo, Juan, soy el que vio y oyó esto. Y cuando lo vi y oí, me postré ...” (Apocalipsis 22:6)

6.    El Éxodo
El Apocalipsis usa patrones que encontramos en Éxodo: El Cordero, las plagas, Moisés, entre otros. De hecho, Éxodo es uno de los libros más citados por el Apocalipsis.

Tenemos que entender los patrones del Éxodo para entender el Apocalipsis. A los israelitas Dios les mandó tiempos difíciles para que clamaran a él para recibir salvación, les mandó una situación aún más difícil, los prosperó en su dificultad, les mandó un testigo (Moisés), les mandó señales/plagas para que ellos abandonaran sus viejos dioses y creyeran en el verdadero Dios. Algunos a pesar de todo lo que sucedió no creyeron en el Señor y querían regresar a Egipto.  

Las plagas
Una de las imágenes comunes es la plaga. Esta plaga se refiere a las 10 plagas que Dios envío contra el faraón para que librara a Su pueblo. Las plagas sirvieron para darle a conocer a Dios al faraón y al pueblo de Israel. Pero aquí existe una diferencia gigantesca: Juan da una guía para salir adelante. Los Israelitas no tenían esta guía, pero los cristianos podrían confiar en Dios porque ellos tenían el Éxodo (Lucas 9:31 Jesús es “partida”, (“partida” roto en dos, en griego es “éxodo)  y tenían la resurrección de Jesús que confirmaba que Dios les iba a sacar (“éxodo”) de las esclavitudes que les o nos quita la vida.

¿Qué eran las plagas? Las plagas eran las acciones sobrenaturales de Dios para salvar a su pueblo. Eran las maneras en que el pueblo podría conocer a Dios. Pero también eran los juicios de Dios sobre los Egipcios. Antes de las plagas los Israelitas se resistían a seguir a Dios. No estaban convencidos del liderazgo de Moisés. Estaban esclavizados a las comodidades, las costumbres y los pecados de Egipto.

Otra función de las plagas era convencer al pueblo que Él era el verdadero Dios. Estaban viviendo en una sociedad politeísta. Tenían dioses para todas las cosas: el río, el sol, la cosecha, el desierto, el poder, la comida. Jehová solo era un dios más. Convencerles que Él era el único Dios era un reto de grandes dimensiones.

El Cordero
Un elemento clave para el desarrollo del Éxodo fue la pascua donde la gente comió el cordero y se escaparon de la última plaga: la muerte de los primogénitos.  Jesús, el Cordero, es la figura de máxima importancia aquí  (34 veces en el Apocalipsis). 

Moisés y Cristo
En el capítulo 15:4 tenemos la frase “Y cantaron el cántico de Moisés siervo de Dios y el cántico del Cordero ...” que indica que Cristo tiene el papel en el segundo éxodo como Moisés lo tenía cuando los sacó de Egipto.

7.     El concepto de Tiempo
Juan y los autores del Nuevo Testamento no son historiadores modernos. Es muy fácil equivocarnos en el concepto del tiempo. 2 Pedro 3:8 indica, lo importante no es la cronología. En Apocalipsis Juan no está interesado en el valor numérico, sino el valor simbólico. “Hoy” es el día de salvación (2 Corintios 6:2 y Hebreos 4:7). El día del Señor es cuando Jesús venció a Satanás en la cruz. El día del Señor es Hoy cuando se predica el evangelio. El día del Señor es futuro, cuando Cristo viene otra vez (Goldsworthy, el Cordero y el León, 129). El día del Señor es un día de conflicto.

En el cielo no hay tiempo. Todas las cosas son eternas. Cuando estamos en la tierra, tiempo y secuencia son importantes. Así es importante ubicar donde está Juan cuando escribe. ¿Esta describiendo cosas temporales o cosas eternas? Capítulos 2 y 3 están en la tierra y describen la iglesia. Capítulo 4 esta en el cielo y describe cosas eternas.
8.    Palabras que se repiten
Las palabras que se repiten indican la importancia de aquel tema.  A veces las palabras se repiten en una sección solamente, pero hay palabras y/o frases que están en todo el libro. 

Palabra
1
2
3
4
5
6
7
8
Bendición
1:3
14:13
16:15
19:9
20:6
22:7
22:14

Perseverancia
1:9
2:2
2:3
2:19
3:10
13:10
14:12

Sacrificio
5:6
5:9
5:12
6:9
13:3
13:3
13:8
18:24
Trono (45 veces)
1:4
2:13
3:21
4:1
4:2
4:3
4:4
4:5

4:6
4:9
4:10
5:1
5:6
5:7
5:11
5:13

6:16
7:9
7:10
7:11
7:15
7:17
8:3
11:16

12:5
13:2
14:3
16:10
16:17
19:4
19:5
20:4

20:11
20:12
21:3
21:5
22:1
22:3


Profecía
1:3
19:10
22:7
22:10
22:18
22:19


Iglesia
1:4
1:11
1:20
2:7
2:8
2:11
2:12
2:17

2:18
2:23
2:29
3:1
3:6
3:7
3:13
3:14

3:22
22:16






Israel
2:14
7:1
7:4
21:12
Judío
2:9
3:9

Jerusalén
3:12
21:2
21:10





Templo
3:12
7:15
11:1
11:2
11:19
11:19
14:17
15:5

15:8
15:8
16:1
16:17
21:22
21:22


Babilonia
14:8
16:19
17:5
18:2
18:10
18:21




Lo que NO dice el Apocalipsis
El Apocalipsis NO habla:
-   de la reconstrucción de un templo físico,
-   de una re-ocupación de la tierra prometida,
-   de las 12 tribus mencionadas en el Antiguo Testamento (las tribus mencionadas aparecen en la lista común de las tribus de Israel. Esta lista es única),
-   del rapto,
-   del regreso de Israel a su tierra.  
-   Ni que este estableciendo una cronología del futuro.



Bosquejo con vistas de interpretación en contraste

Prólogo  (Apocalipsis 1:1-8)
1.Los mensajes a los siete iglesias (Apocalipsis 1:9-3:22)
Futuristas (dispensacionalistas) dicen que Apocalipsis describe el futuro después de las cartas a las iglesias.
    2.Los siete sellos (Apocalipsis 4:1-8:2)
        3.Las siete trompetas (Apocalipsis 8:3-11:19)
          4. Los Siete grandes antagonistas (Apoc.12:1-14:20)
                 5. Las siete copas (Apocalipsis 15:1-16:21)
    6.Los siete juicios (Apocalipsis 17:1-19:10)
Pre-milenialistas dicen que Cristo regresa a la tierra aquí para reinar por mil años.
7. Siete visiones (Apocalipsis 20:1-22:5)
Epilogo (Apocalipsis 22:6-21)
A-milenialistas creen que el Apocalipsis 1:1-20:8 describen el presente.
Post-milenialistas creen que Jesús regresa después del milenio.
Preteristas creen que todo el Apocalipsis está hablando a la situación del tiempo de Juan, solamente.

Preguntas que Juan plantea en el Apocalipsis
1.  ¿Quién es digno de romper los sellos y abrir el rollo? (Apocalipsis 5:2).
2.  ¿Hasta cuándo, Soberano Señor, santo y veraz, seguirás sin juzgar a los habitantes de la tierra y sin vengar nuestra muerte? (Apocalipsis 6:10).
3.  ¿Quién podrá mantenerse en pie? (Apocalipsis 6:17).
4.  ¿Por qué te asombras? (Apocalipsis 17:7).
5.  ¿Ha habido algún lugar como esta gran ciudad? (Apocalipsis 18:18).

Preguntas básicas a que Juan responde:
1.    ¿Quién es Jesús? (Apocalipsis 1)
2.    ¿Qué es la iglesia? (Apocalipsis 2-3)
3.    ¿Quién está reinando? ¿Qué es adoración? (Apocalipsis 4)
4.    ¿Quién controla la historia? (Apocalipsis 5-7)
5.    ¿Cómo llama Dios a los hombres al arrepentimiento? (Apocalipsis 8-11)
6.    ¿Qué está pasando en éste mundo? (Apocalipsis 12-14)
7.    ¿Cómo se manifiesta la ira de Dios? (Apocalipsis 15-16)
8.    ¿Cuál es la oposición al evangelio de Cristo? ¿Puede uno servir al dinero y a Jesús? (Apocalipsis 17-19)
9.    ¿Cuál es el futuro del pueblo de Dios? (Apocalipsis 20-21)
10. ¿Cuál debe ser nuestra actitud hacia las Escrituras? (Apocalipsis 22:18-19)

La esperanza está en Jesús. No quiere decir que Él va a resolver las cosas “al vapor”. Ahora, Jesús está salvando su pueblo del poder del pecado para una redención final (libre de pecado).

Bosquejo sencillo
Prólogo  (Apocalipsis 1:1-8)
1.Los mensajes a los siete iglesias (Apocalipsis 1:9-3:22)
     2.Los siete sellos (Apocalipsis 4:1-8:2)
        3.Las siete trompetas (Apocalipsis 8:3-11:19)
          4. Los Siete grandes antagonistas (Apoc.12:1-14:20)
                 5. Las siete copas (Apocalipsis 15:1-16:21)
     6.Los siete juicios (Apocalipsis 17:1-19:10)
7. Siete visiones (Apocalipsis 20:1-22:5)
Epilogo (Apocalipsis 22:6-21)

         ++++++++

Bosquejo como un quiasmo
1. El pueblo de Dios en la tierra
         2. Los sellos: Cristo gobierna la historia
                   3. Trompetas: advertencias de la ira de Dios:
tierra
el mar
los ríos
los cielos
tormenta
destrucción
los reinos del mundo ya no son más.
                                     4. Guerra en el cielo
                     3. Las copas: La ira de Dios:
tierra
mar
ríos
cielos
tormenta
destrucción
los reinos del mundo ya no son más
         2. Cristo conquista sus enemigos: Babilonia
1. El pueblo de Dios en el cielo




Exposición

1. Prólogo (Apocalipsis 1:1-8)
Este prólogo es para todo el libro y no sólo para la primera sección de las iglesias.

La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la dio a conocer, enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, el cual dio testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todo lo que vio. Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de la profecía y guardan las cosas que están escritas en ella, porque el tiempo está cerca. (Apocalipsis 1:1-3 LBLA).

Estos versículos de presentación por por el autor son claves para interpretar todo el libro.
1.  Es una revelación de Jesucristo.
2.  Esta revelación relaciona a Jesucristo con los sucesos en la historia.
3.  Juan recibió esta revelación por medio de un ángel.
4.  G. K. Beale observa que Apocalipsis 1:1 esta se refiere a Daniel 2:28-30, 45-47. En Daniel dice que Dios revela (Apocalipsis) lo que va a suceder en los “días venideros” (NVI) o “postreros días” (RV60). El Nuevo Testamento constantemente aplica los postreros días al tiempo de hoy. Por ejemplo, Pedro dice que la profecía de Joel es cumplida en el día de Pentecostés. Hebreos 1:1-2 dice:
Dios, que muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados en otras épocas por medio de los profetas,2 en estos días finales nos ha hablado por medio de su Hijo. A éste lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo.
Juan en cambio, toma la referencia de Daniel a los días finales y sustituye estos días finales por  “...lo que sin demora tiene que suceder...” (Apocalipsis 1:1 NVI). Juan, como los demás autores del Nuevo Testamento, indica que esta frase habla de lo que sucede en el tiempo de la iglesia, entre la resurrección de Jesús y su segunda vendida, es decir, hoy. Ver también 2 Timoteo 3:1.


La segunda venida

Antiguo Testamento

Cristo inicia la “nueva era”.

Hoy

Postreros días

El fin de la vieja era.












Entonces, Juan dice, que tiene una revelación (Apocalipsis) que va a suceder hoy en los tiempos de la iglesia.
1.    La gente que lee y oye y guardan las palabras de esta profecía son bienaventuradas. Los primeros lectores podían recibir una bendición de las mismas palabras al igual que nosotros hoy. Los sucesos tienen la misma importancia para los primeros que lo leyeron que para nosotros. (Si los eventos sólo son para los que todavía están por vivir en el futuro 2000 años después que fue escrito, no estamos interpretando correctamente el texto bíblico.)
2.      Aquí también tenemos una doxología trinitaria, pero el orden de la trinidad está cambiada. La forma normal de la doxología (Padre, Hijo y Espíritu Mateo 28:19), Juan lo cambia a Padre, Espíritu e Hijo (Apocalipsis 1:4-5). Los 7 Espíritus representan todo o completo el Espíritu Santo de Dios.

1. Las iglesias (Apocalipsis 1:9-3:22) son motores en la historia


En el principio de esta sección hay una visión de Jesús. Lo que liga a Jesús con las iglesias es que Él está en medio de ellas, y los atributos de Jesús en el capítulo uno están repetidos en relación con cada iglesia.

Jesús en Capítulo 1
Descripción de Jesús
Iglesia
Apocalipsis 1:16,13

Efeso
Apocalipsis 1:17-18

Esmirna
Apocalipsis 1:16,

Pérgamo
Apocalipsis 1:14-15

Tiatira
Apocalipsis 1:4,16

Sardis
Apocalipsis 1:18

Filadelfia
Apocalipsis 1:5

Laodicea

Juan no da una visión romántica de la iglesia, sino muestra lo fuerte y lo débil que es. Un buen ejercicio es listar de las debilidades y los puntos fuertes que se presentan en la iglesia. (cap. 2 y 3)

Hay una fórmula de siete aspectos que el autor llena: 1) comisión, 2) presentación de Jesús, 3) alabanza de Jesucristo, 4) reproche de Jesucristo, 5) consejo de Jesucristo, 6) llamamiento y 7) promesa de Jesucristo.

Todas las iglesias también reciben el mensaje, “El que tenga oídos, que oiga lo que es Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 2:7; 2:11; 2:16; 2:29; 3:6; 3:13; y 3:21).  

Entonces…la pregunta clave:  ¿Qué dice el Espíritu en el resto del libro a la iglesia?

2. Los sellos (Apocalipsis 4:1-8:5) son los segundos motores de la iglesia


La visión continúa desde 4:1 hasta 8:5. Juan se encuentra en el cielo en todos estos capítulos.

Adoración
Basado en Daniel 7; Daniel 10:5-6 y Ezequiel 1; Éxodo 3: Isaías 44:
Himno: “Santo, Santo, Santo
Trono de Dios (4:1-11)
En todo, Dios está en el centro sentado en Su trono (47 veces en Apocalipsis). Juan quiere darnos a entender que Dios es el único soberano. No da una descripción de Dios, sino las actividades y actitudes de los que están alrededor del trono. Cuando Dios está en el centro de todo nuestras vidas estamos adorando a Dios.

Los 24 ancianos representan los 12 patriarcas y los 12 apóstoles = el pueblo de Dios. Representan la unión de los dos pactos. La barrera que separaba a los dos pueblos ha sido derrumbada (Efesios 2:11-22). Como los 12 patriarcas dieron inicio al pueblo en el Antiguo Pacto, los doce apóstoles “pusieron los cimientos, pero nadie puede poner un fundamento diferente del que ya está puesto, que es Jesucristo” (1 Corintios 3:10-11).

Los 4 seres vivientes = la naturaleza que también adora a Dios.
Siete Lámparas (Zacarías 7:4)

En respuesta a la iglesia débil, Juan nos presenta una visión de Dios soberano.

El Cordero y el libro de los siete sellos (5:1-14)

La pregunta “¿Quién es digno de abrir el libro y desatar los sellos?” (Apocalipsis 5:2) es la clave de esta sección. En otras palabras, ¿quién controla el desarrollo de la historia?  La respuesta es “El Cordero que fue inmolado por nuestros pecados es digno” (Apocalipsis 5:12; ver también Hebreos 2:14-18). ¡¡Todo el capitulo responde con himnos a este Cordero!!

Jesucristo está en control de la historia con todos sus problemas para los humanos. Este libro explica el por qué de la historia. Cuando vemos que abre los sellos vemos que habla de las fuerzas, motivos o los motores detrás de la historia.


La relación entre Daniel 7 y Apocalipsis 4 y 5

Tema
Daniel 7
Apocalipsis 4 y 5
Visión
Daniel 7:9

Trono
Daniel 7:9a

Dios sentado
Daniel 7:9b

La apariencia de Dios
Daniel 7:9c

El fuego delante del trono
Daniel 7:9d-7:10a

Los siervos delante el trono
Daniel 7:10b

Los libros delante el trono
Daniel 7:10c

se abre los libros
Daniel 7:10d

el “Hijo del Hombre” recibe autoridad
Daniel 7:13-14

El reino de todos pueblos
Daniel 7:14a

Se turbó
Daniel 7:15

la recepción de la visión
Daniel 7:16

Los santos reinan también
Daniel 7:18

el reino eterno
Daniel 7:27


Los primeros 4 sellos -- los cuatro jinetes (4 vientos) de la historia (6:1-8)
Cristo el conquistador
Blanco es el caballo de Cristo. Él sale en la historia conquistando para vencer a todos sus enemigos. La historia es la historia de la conquista de Cristo. Es importante que los primeros cristianos y nosotros sepamos que Jesús es nuestro líder en la batalla a lo largo de la historia. Hay una alternativa interpretación donde el Caballo Blanco representa “conquista” en el sentido malo.

Los caballos de la maldad
Estos tres sellos están bajo el control del León-Cordero. Jesús controla la maldad. No debemos estar espantados por los problemas de ésta vida.
Rojo encendido simboliza la guerra que tenemos constantemente en la historia humana.
Negro simboliza las constantes tragedias económicas que plagan a la humanidad.
Amarillo es el color de la muerte por cualquier causa que rompa nuestra vida.

El quinto sello (6:9-11)
Aquí tenemos la fuerza contraria. Los santos de Dios también mueren en este conflicto cósmico. Aquí cada vida es contada…cada vida vale.  Sus vidas y oraciones no son en vano. La oración de los santos es uno de los motores de la historia,

Veremos en el resto del Apocalipsis cómo Dios responde a las oraciones de los santos. (Las oraciones re-aparecerán en el capítulo 8). Así que tu vida y oración son importantes en el plan de Dios. Tu oración es escuchada.

El sexto sello (6:12-17)
El sexto sello describe la situación cuando granizo y fuego caen sobre la tierra. Esto no es único en Apocalipsis, sino que se encuentra también en las palabras de David (Salmo 11). Representa el juicio de Dios.

El capitulo 6 termina con una pregunta: ¿Quién podrá mantenerse en pie? (Apocalipsis 6:17). Esta pregunta responde a la situación donde los santos están reclamando justicia y Dios está respondiendo con un juicio. Los juicios están desglosados en el resto del Apocalipsis.  El capítulo 7 responde a esta pregunta.

Interludio (cap. 7)
Los 144,000 son la gran multitud
¿Quiénes son los consiervos / siervos que van a sufrir el martirio? (Apocalipsis 6:9 comparar Apocalipsis 7:3).

El capítulo 7 arranca con el conteo de 144,000 en una enumeración extraña de 12,000 por Tribu israelita. Podemos observar que ésta lista no existe en ninguna otra parte de las Escrituras. Por tanto no es una lista de Israel. Segundo, observamos en el capítulo 5 la descripción del León es audible pero la descripción del cordero es visual. Aquí tenemos el mismo patrón literario que de la lista de los 144,000; es audible y la visual es la multitud sin número. Son la misma gente descrita de dos maneras distintas tal como el Cordero y el León son la misma persona. Así el número indica que hay un número especifico de personas que van a ser salvas y va a ser un número muy grande de personas que son salvas.

La lista de los 144,000 empieza con Judá en la cabeza de la lista. Esto es porque están iniciando la “guerra santa” y la conquista. El león de Judá es su rey.

La esquema de 6:1 a 8:5 es 4 (jinetes) + 2 (5 y 6 sellos) + más un interludio en dos partes + el séptimo sello.

El interludio que es cap. 7 es la respuesta a la pregunta ¿Quién puede mantenerse en pie? (6:17b)

El pueblo de Dios está guardado de la ira de Dios.
7: 1-8 lo que Juan escucha:
a. 1-4 una introducción solemne. La ira de Dios no será derramado hasta que Dios haya sellado  a su pueblo.
b.    5-8 el pueblo está enumerado
c.   9-17 lo que Juan ve es un multitud sin número.
a.   9-12. Alabanza al cordero.
b.  13-17 ¿Quiénes son esta multitud? Los que han salido de la gran aflicción o gran sufrimiento.

El séptimo sello (8:1)
Cuando llegamos al final y vemos el juicio que Dios ha hecho hay un silencio en el cielo por media hora. Este silencio (Apocalipsis 8:1) refleja Habacuc 2:20, “Pero el Señor está en su santo templo: calle delante de Él toda la tierra” (BLA).

Los siete ángeles que están de pie ante el trono de Dios. Ellos reciben siete trompetas.


3. Las trompetas (Apocalipsis 8:6-11:19) como motores de la historia

Las trompetas no son nuevas aquí, sino que las encontramos en el Éxodo y en Jericó para anunciar la victoria de Dios.

Apocalipsis 8:2-6
Esto es el preludio a las siete trompetas. El motivo por las trompetas sale del altar, donde se toma las oraciones que pedían justicia (Apocalipsis 6:9-10) y las mezclan con las brazas del altar y las arroja “... sobre la tierra; y se produjeron truenos, estruendos, relámpagos y un terremoto” (Apocalipsis 8:3-5) (Ver: Éxodo 19). Las trompetas son la respuesta a las oraciones de los santos. Esto debe cambiar el contenido de nuestras oraciones y como esperamos que Dios las contesta.

Las trompetas son la segunda parte que anuncian el juicio de Dios.

¿Quiénes son los siete ángeles? Los que previamente habían sido mencionados en capítulos 1-3.
Esto es una posibilidad. Los 7 arcángeles también son Gabriel, Miguel, Rafael, Uriel, Raguel, Remiel y Zerachiel. 1 Énoc 20; Tobias 12:15 (Deuterio-canónico). Todos estos nombres terminan con “EL” que quiere decir, Dios en Hebreo.

Apocalipsis 8:3-5
Las siete trompetas se originan ante el trono de Dios. La imagen del cielo es lo de un templo.

Qué significan las SIETE TROMPETAS: Advertencia de juicio  Ezequiel 33:1-5, Sofonias 1:14-16, Joel 2:1. 2 Esdras 5:23 menciona que las trompetas dan temor a los hombres. Las trompetas anuncian el juicio porvenir. Esto es en contraste con las copas que son juicio.  Las trompetas impactan a una tercera parte de la tierra; las copas la totalidad de la tierra. Son una advertencia de que lo peor es por venir. Sin embargo, las trompetas no funcionan, porque los hombre no se arrepientan. (9:20 y 21)

Las trompetas
Las trompetas son similares a las plagas de Egipto (Éxodo 7:14-12:30 ver también Éxodo 19).
La primera, séptima y oscuridad plagas están aplicadas a la situación que los cristianos están experimentando a manos del Imperio Romano.

En la primera trompeta se arroja “sobre la tierra granizo y fuego mezclados con sangre” (Apocalipsis 8:7). Éxodo 9:26
Segunda trompeta (Apocalipsis 8:8): “Una montaña cae al mar con fuego y el mar se cambia a sangre (Éxodos 7:17-20)” que es una reflejo de la erupción de Vesubio en Nápoles, Italia. Roma dependía del mar por su comercio. Egipto dependía del Rio Nilo.
Tercer trompeta (Apocalipsis 8:10): Una estrella que cae del cielo. Hace el agua dulce cambia a agua amarga.
Cuarto trompeta (Apocalipsis 8:12): El sol, luna y las estrellas se oscurecen.
Es obvio que nuestra interpretación no puede ser literal. Los profetas describen los “los ayes mesiánicos. El día del Señor viene con ayees. Éxodo 10:21-29; Éxodo 13:17-22; Joel 2:30-31; Mateo 24:29; Hechos 2:19-20; Apocalipsis 8:12; y Apocalipsis 11:6.

Quinta trompeta (Apocalipsis 9:1-12):
Un ángel abre el abismo. Todo lo que sucede es porque Dios es soberano. Paralelo al octavo plaga de langostas. Dios le da poder para atormentar a los humanos por cinco meses. Similar a Joel 1 y 2. La langosta se convierte en un alacrán para hacer dolor. Un ejército de caballos preparado para la guerra. El rey de este ejercito es Satanás (Lucas 10:18; Apocalipsis 8:10; Apocalipsis 20:1 donde Satanás es tirado al abismo). El abismo es el infierno donde las fuerzas demoniacas están guardadas. Dios está usando las fuerzas del mal para juzgar al imperio.

Apocalipsis da 8 rasgos del ejercito de las langostas. Muchas de estas imágenes están tomados del libro de Joel.

Apocalipsis 9:4 indica que el pueblo de Dios se escapa de estas plagas.

El primer ay que ya pasó con la quinta trompeta. 9:12

Sexta trompeta (Apocalipsis 9:13):
También aprendemos de Éxodo que Dios tenía que convencer a los Israelitas que Él era Dios. Moisés tenía que convencer a los Israelitas que Dios los había redimido. Una de las maneras que usó para convencerlos eran las plagas. Ellos tenían que estar convencidos que los otros dioses y sistemas religiosos no funcionaban y en verdad eran mentiras. Dios tenía que salir victorioso sobre todos los otros poderes para que fuera digno de su confianza.
  
Dios llama a la gente a arrepentirse, sin embargo ésta gente no se arrepintieron de la obras de sus manos, sino siguen en sus pecados (Apocalipsis 9:20-21). Sus pecados son presentados en dos grupos. Primero la adoración de los demonios y las imágenes (Isaías 44:9-20), luego los homicidios, hechicerías, fornicación, y  robos. Los pecados de adoración son las más graves.

Interludio en dos partes:
El ángel y el pequeño rollo (Apocalipsis 10:1-11)
El ángel se pone un pie en el mar y el otro en la tierra. Más adelante vemos una bestia del mar y otra de la tierra.

Los siete truenos (Apocalipsis 10:3-4)
“Guarda en secreto lo que han dicho los siete truenos, y no lo escribas” (Apocalipsis 10:3-4).
Es decir: Juan no nos reveló todo el plan de Dios.

El anuncio del fin (Apocalipsis 10:6-7)
¡El tiempo ha terminado!
En los días en que hable el séptimo ángel, cuando comience a tocar su trompeta, se cumplirá el designio *secreto de Dios, tal y como lo anunció a sus *siervos los profetas” (Apocalipsis 10:6-7 NVI).
Cuando empieza a tocar la séptima trompeta, el plan de Dios se ha llevado acabo. El fin habrá llegado. Este anuncio indica que hay un final del tiempo a final de las trompetas.

Come el rollo (Apocalipsis 10:8-11 ver Ezequiel 2:2-3:3)
El rollo es dulce a todo creyente verdadero y amargo en que anuncia los juicios de Dios. Al comer el rollo Juan recibe otra comisión.

Los dos testigos (Apocalipsis 11:1-14 La mediación del templo ver Ezequiel 40-42)
1 Se me dio una caña que servía para medir, y se me ordenó: «Levántate y mide el templo de Dios y el altar, y calcula cuántos pueden adorar allí.2 Pero no incluyas el atrio exterior del templo; no lo midas, porque ha sido entregado a las naciones paganas, las cuales pisotearán la ciudad santa durante cuarenta y dos meses.3 Por mi parte, yo encargaré a mis dos testigos que, vestidos de luto, profeticen durante mil doscientos sesenta días.»4 Estos dos testigos son los dos olivos y los dos candelabros que permanecen delante del Señor de la tierra.5 Si alguien quiere hacerles daño, ellos lanzan fuego por la boca y consumen a sus enemigos. Así habrá de morir cualquiera que intente hacerles daño.6 Estos testigos tienen poder para cerrar el cielo a fin de que no llueva mientras estén profetizando; y tienen poder para convertir las aguas en sangre y para azotar la tierra, cuantas veces quieran, con toda clase de plagas.

En el Nuevo Testamento después de la resurrección de Jesús el templo es la iglesia. 1 Corintios 3 y 6, 1 Pedro 2 son ejemplos donde encontramos esta identificación. Se mide el templo para mostrar la grandeza del templo de Dios.  Los dos testigos son Moisés y Elías  (la ley y los profetas) que eran los dos testigo de la transfiguración (Marcos 9:2-13). También son las dos iglesias que no recibieron reclamo en capítulos 2 y 3 (Esmirna y Filadelfia). Estas lo identifica Juan con la frase “estos los dos olivos y los dos candelabros que permanecen delante del Señor de la tierra” (Apocalipsis 11:4).   Las iglesias reciben poder como lo de Moisés en Elías para plagar a sus enemigos mientras proclaman la palabra de Dios.

Los dos testigos tienen poder como los profetas del Antiguo Testamento:
Estos testigos tienen poder para cerrar el cielo a fin de que no llueva mientras estén profetizando (Elias); y tienen poder para convertir las aguas en sangre (Moisés) y para azotar la tierra, cuantas veces quieran, con toda clase de plagas (Apocalipsis 11:6).

7 Ahora bien, cuando hayan terminado de dar su testimonio, la bestia que sube del abismo les hará la guerra, los vencerá y los matará.8 Sus cadáveres quedarán tendidos en la plaza de la gran ciudad, llamada en sentido figurado Sodoma y Egipto, donde también fue crucificado su Señor.9 Y gente de todo pueblo, tribu, lengua y nación contemplará sus cadáveres por tres días y medio, y no permitirá que se les dé sepultura.10 Los habitantes de la tierra se alegrarán de su muerte y harán fiesta e intercambiarán regalos, porque estos dos profetas les estaban haciendo la vida imposible.
Ellos tenían protección de sus enemigos hasta que terminaron su tarea de dar testimonio de Jesús (Juan 15:26-27; Hechos 2:8). Ellos están comparados con Juan el bautista que hacía la vida imposible para Herodes ya que denunció sus pecados (Marcos 6:14-29).
11 Pasados los tres días y medio, entró en ellos un aliento de vida enviado por Dios, y se pusieron de pie, y quienes los observaban quedaron sobrecogidos de terror.12 Entonces los dos testigos oyeron una potente voz del cielo que les decía: «Suban acá.» Y subieron al cielo en una nube, a la vista de sus enemigos.
13 En ese mismo instante se produjo un violento terremoto y se derrumbó la décima parte de la ciudad. Perecieron siete mil personas, pero los sobrevivientes, llenos de temor, dieron gloria al Dios del cielo.
14 El segundo ¡ay! ya pasó, pero se acerca el tercero.

Cuando los dos testigos terminan su tarea están martirizados y el mundo se regocija porque ellos le había hecho la vida imposible. (¿Está diciendo Juan que el cristianismo va a desaparecer antes de la venida de Jesús?)

La bestia se menciona por primera vez en Apocalipsis en relación a los dos testigos.

Sus cadáveres quedarán en la gran ciudad de Sodoma y Egipto donde fue crucificado el Señor y quedarán expuestos por tres días y medio (Oseas 6:1-3, ver también Ezequiel 37:5 y 10).

Los dos testigos resucitan dando mucho temor en la gente del mundo. Y esto también inicia el final del tiempo.

Los dos testigos también tienen un paralelo con los enemigos de Cristo: las dos bestias.

Los “ayees”
El segundo “AY”  está después de la sexta trompeta y el tercer “AY” se encuentra en la séptima trompeta. Otra posibilidad es la que se encuentra en  los  “Ayees” en Apocalipsis 18:10; 16; 19.

La séptimo trompeta (Apocalipsis 11:15-20)
Esto es la segunda presentación del Triunfo final de Cristo. Ya no habrá más tiempo (Apocalipsis 10:6-7).  Esto significa que Apocalipsis presenta la historia entre Cristo y el final de diferentes perspectiva paralelas.

Aquí encontramos dos himnos: uno sobre el reino (Apocalipsis 11:15) y el otro de acción de gracias por lo que Dios ha realizado (Apocalipsis 11:17-18).

4. La guerra en el cielo (Apocalipsis 12:1-14:20) es motor de la historia


Esta sección describe la historia profunda de la tierra. Muchas veces nos concentramos en la historia superficial, es decir, ¿qué hacen las naciones? Pero la historia profunda responde a la pregunta, ¿qué hace Dios en la historia?

Guerra en el cielo
Hay varios textos en los que la Biblia nos presenta a Jesús como un superhéroe. Uno de ellos es Apocalipsis 12 donde narra una guerra en el cielo para echar fuera al dragón (Satanás), que es el acusador de los santos. Este relato junta muchas otras historias, desde Génesis 3:15 donde indica que el vencedor del mal será un hombre. El pueblo de Dios es representado en la mujer que da a luz a Jesús. Todas las historias del Antiguo Testamento tienen su propósito en cumplir las promesas en Jesús. Si ellos no hubieran cumplido su propósito, Jesús no podría cumplir su función como el Mesías. Así este capítulo resume toda la historia bíblica.

La primera descripción es de una mujer que está encinta y a punto de dar a luz a un niño. Este lucha dura toda la historia del Antiguo Testamento. Este niño, Jesús, está destinado a reinar sobre las naciones. Un dragón esta presente para destruir al niño cuando nazca.

1 Apareció en el cielo una señal maravillosa: una mujer revestida del sol, con la luna debajo de sus pies y con una corona de doce estrellas en la cabeza.2 Estaba encinta y gritaba por los dolores y angustias del parto.3 Y apareció en el cielo otra señal: un enorme dragón de color rojo encendido que tenía siete cabezas y diez cuernos, y una diadema en cada cabeza.4 Con la cola arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra. Cuando la mujer estaba a punto de dar a luz, el dragón se plantó delante de ella para devorar a su hijo tan pronto como naciera.5 Ella dio a luz un hijo varón que gobernará a todas las *naciones con puño de hierro (Salmo 9:9). Pero su hijo fue arrebatado y llevado hasta Dios, que está en su trono.6Y la mujer huyó al desierto, a un lugar que Dios le había preparado para que allí la sustentaran durante mil doscientos sesenta días (Apocalipsis 12:1-6).

Cuando nace el niño (Jesús) se desata una guerra en el cielo.  Aquí tenemos la descripción de una guerra en el cielo entre un dragón y un niño. Uno pensaría que el dragón fácilmente puede ganarle a un niño.

Se desató entonces una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron al dragón; éste y sus ángeles, a su vez, les hicieron frente, pero no pudieron vencer, y ya no hubo lugar para ellos en el cielo. Así fue expulsado el gran dragón, aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, y que engaña al mundo entero. Junto con sus ángeles, fue arrojado a la tierra (Apocalipsis 12:7-9).

El resultado de esta guerra es que el dragón (Satanás) es expulsado del cielo junto con sus ángeles. Ya que está expulsado tiene el propósito de engañar a  tantos como pueda. Cristo ganó la guerra en su muerte, resurrección y ascensión.  La guerra ya está aquí entre nosotros. Por está razón tenemos conflicto en nuestras vidas como cristianos. PERO: Estamos juntos a Cristo ganando la guerra con el dragón.

10 Luego oí en el cielo un gran clamor:
      «Han llegado ya la salvación y el poder y el reino de nuestro Dios;
      ha llegado ya la autoridad de su Cristo.
   Porque ha sido expulsado
      el acusador de nuestros hermanos,
      el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios.
11 Ellos lo han vencido
      por medio de la sangre del Cordero
      y por el mensaje del cual dieron testimonio;
   no valoraron tanto su vida
      como para evitar la muerte.
12 Por eso, ¡alégrense, cielos,
      y ustedes que los habitan!
   Pero ¡ay de la tierra y del mar!  
      El diablo, lleno de furor, ha descendido a ustedes,
      porque sabe que le queda poco tiempo.»

El resultado de la guerra es el himno de la victoria de Cristo. También es nuestra victoria porque vencemos al dragón con la sangre de Cristo y nuestro testimonio cuando proclamamos el evangelio.

Hay una nota de advertencia en que el diablo está lleno de enojo y está entre nosotros en la tierra. Él sabe que no tiene mucho tiempo para tratar de arruinar el triunfo del Cordero.

13 Cuando el dragón (drakon en griego) se vio arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al varón.14 Pero a la mujer se le dieron las dos alas de la gran águila, para que volara al desierto, al lugar donde sería sustentada durante un tiempo y tiempos y medio tiempo, lejos de la vista de la serpiente.15 La serpiente, persiguiendo a la mujer, arrojó por sus fauces agua como un río, para que la corriente la arrastrara.16 Pero la tierra ayudó a la mujer: abrió la boca y se tragó el río que el dragón había arrojado por sus fauces.17 Entonces el dragón se enfureció contra la mujer, y se fue a hacer guerra contra el resto de sus descendientes, los cuales obedecen los mandamientos de Dios y se mantienen fieles al testimonio de Jesús. (12:13-17)

El dragón ya está en la tierra y persigue a la iglesia de Cristo (la mujer). Dios utiliza hasta a la naturaleza (tierra) misma para ayudar la mujer y a su descendencia a escapar. Aquí claramente identifica la descendencia del Hijo por los que obedecen los mandamientos de Dios y son fieles al testimonio de Jesús. La victoria de la mujer, su Hijo y su descendencia está segura. 

El dragón delega su poder
En los capítulos 13 y 14 varias cosas están agregadas a la escena. Encontramos más oposición en la primera Bestia (Job 40-41 y Daniel 7:1-7 Juan presenta estas cuatro bestias como una sola bestia, Apocalipsis  13:2) en la forma política.  Daniel, también presentaba el poder político-militar en la forma de bestias. En el Imperio romano su emperador era considerado dios y se pone celoso de otras religiones. El culto del estado iba mucho más allá de los emperadores cruzando religión, economía y patriotismo.

Hay una segunda bestia que subía de la tierra. Esta bestia parece representar la religión-filosofía porque recibe la adoración de la gente. Los sacerdotes que promovían el culto al emperador y que eran sus agentes políticos que representan la segunda bestia.

Para mí, la clave para entender la “marca de la bestia” en “la mano” o en “la frente” se encuentra en Deuteronomio 6: 7-9; Salmo 24:4 donde dice que “... sólo el de manos limpias y corazón puro, el que no adora ídolos ni jura por un dios falsos”. Las manos son acciones puras y el corazón puro es el pensamiento puro. La marca de la bestia no es una marca física sino que las personas en sus acciones y en sus pensamientos estén contaminadas. Es decir, que es obligatorio participar en la corrupción para hacer negocios y vivir en la sociedad.

Así, tenemos dos motores más que mueven la historia. El poder político-económico y el poder religioso-filosófico. Estos poderes se han involucrado en la persecución de los verdaderos cristianos a través de la historia.

El que tenga oídos, que oiga.
   El que deba ser llevado cautivo, a la cautividad irá.  El que deba morir a espada, a filo de espada morirá.  ¡En esto consisten la perseverancia y la *fidelidad de los santos! (Apocalipsis 13:9-10, ver Jeremías 15:2 y 43:11, Ezequiel 14:21-23).
Juan indica que debemos aceptar como normal la muerte por nuestro testimonio a Jesús.

El pueblo de Dios
Juan pone el pueblo del Dragón en contraste con el pueblo de Dios.


La Bestia
El Cordero
cordero (Apocalipsis 13:11)
Cordero (Apocalipsis 14:1,4)
de la tierra (Apocalipsis 13:11)
Monte Sion (Apocalipsis 14 1)
adoraron a la Bestia (Apocalipsis 13:12)
El cántico nuevo de los 144,000 (Apocalipsis 14:3)
El número de la Bestia 666 (Apocalipsis 13:18)
El número de los Santos 144,000 (Apocalipsis 14:1)
Esclavizados (Apocalipsis 13:16)
Redimidos (Apocalipsis 14:3)
La marca de la Bestia (Apocalipsis 13:16-17)
Sellados con el nombre del Padre y el cordero (Apocalipsis 14:1)
Engaño de la Bestia (Apocalipsis 13:14)
No hay mentira en su boca (Apocalipsis 14:5)


El capítulo 14 hace los preparativos para el final y describe el juicio final (cosechar la tierra).
Babilonia destruyó el primer templo y Roma (Babilonia) destruyó la segunda (El tesoro del este templo fue usada para construir el Coliseo de Roma).

El anuncio del evangelio es contrastado con el mensaje de juicio:

6 Luego vi a otro ángel que volaba en medio del cielo, y que llevaba el *evangelio eterno para anunciarlo a los que viven en la tierra, a toda nación, raza, lengua y pueblo.7 Gritaba a gran voz: «Teman a Dios y denle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio. Adoren al que hizo el cielo, la tierra, el mar y los manantiales.» (Apocalipsis 14:6-7).

Babilonia ha caído:
8 Lo seguía un segundo ángel que gritaba: «¡Ya cayó! Ya cayó la gran Babilonia, la que hizo que todas las naciones bebieran el excitante vino de su adulterio.»

Y la advertencia a los que se corrompen:
«Si alguien adora a la bestia y a su imagen, y se deja poner en la frente o en la mano la marca de la bestia,10 beberá también el vino del furor de Dios, que en la copa de su ira está puro, no diluido. Será atormentado con fuego y azufre, en presencia de los santos ángeles y del Cordero.11 El humo de ese tormento sube por los siglos de los siglos. No habrá descanso ni de día ni de noche para el que adore a la bestia y su imagen, ni para quien se deje poner la marca de su nombre.» (Apocalipsis 14:9-11).

Juan termina esta sección con una promesa para los que están martirizados:
¡En esto consiste la perseverancia de los *santos, los cuales obedecen los mandamientos de Dios y se mantienen fieles a Jesús!
13 Entonces oí una voz del cielo, que decía: «Escribe: *Dichosos los que de ahora en adelante mueren en el Señor.»
   «Sí —dice el Espíritu—, ellos descansarán de sus fatigosas tareas, pues sus obras los acompañan.» (Apocalipsis 14:12-13).

La cosecha (14:14-20)
La imagen de la cosecha está tomada de Joel 3:13 (ver también Job 4:8; Proverbios 22:8;  Jeremías 12:13; Oseas 8:7; Gálatas 6:7-8; Jeremías 51:33; Miqueas 4:12-13).

La representación del juicio como una cosecha se toma de Joel 3:13 que es la única en el Antiguo Testamento donde el juicio es presentado así. Esta cosecha también representa el juicio final otra vez, por eso viene en dos etapas. La primera etapa es de los justos y la segunda de los que rechazan el cordero.

En versículo 20, 320 kilómetros es 1600 estadios. Cuando se traduce la distancia a kilómetros se pierde su valor simbólico.  Este número es simbólico y representa 4 x 4 x 10 x 10 x 10 y representa toda la tierra.



5.  Las copas de ira (Apocalipsis 15:1-16:21) son también motor en la historia


Después de leer la Biblia vemos que Dios está enojado con los pecadores que constantemente se rebelan contra Él. Otro motor que mueve la historia es la ira de Dios.

Juan empieza esta sección señalando que los desastres son plagas. Ya vemos que está poniendo en paralelo el Éxodo con la situación actual en el mundo. Dios está salvando a Su pueblo y derrotando los ejércitos enemigos. Está convenciendo a Su pueblo que tiene que salir hacia la salvación. La salvación es un éxodo del pueblo de Dios de este mundo. 

Luego tenemos el canto de Moisés y del Cordero. Esto hace un fuerte nexo entre el Éxodo y la salvación. Recuerdo cuando un solista cantaba este himno en la iglesia hace muchos años. Así cantó lo que esta pasando ahora. Cristo esta venciendo sus enemigos ahora.

Grandes y maravillosas son tus obras,
      Señor, Dios Todopoderoso.
Justos y verdaderos son tus caminos,
      Rey de las *naciones.
¿Quién no te temerá, oh Señor?
      ¿Quién no glorificará tu nombre?
 Sólo tú eres santo.
 Todas las naciones vendrán
      y te adorarán,
 porque han salido a la luz
      las obras de tu justicia» (Apocalipsis 15:3-4 NVI; ver también Éxodo 15:1-18 y Deuteronomio 31:30-43).

Después de establecer que Dios envía las plagas para traer la gente a salvación reparte las copas de oro llenas de la ira de Dios. La ira de Dios se manifestó en plagas (paralelo con el Éxodo) para obligar a la gente a acercarse a Dios.

5 Después de esto miré, y en el cielo se abrió el templo, el tabernáculo del testimonio.6 Del templo salieron los siete ángeles que llevaban las siete plagas. Estaban vestidos de lino limpio y resplandeciente, y ceñidos con bandas de oro a la altura del pecho.7 Uno de los cuatro seres vivientes dio a cada uno de los siete ángeles una copa de oro llena del furor de Dios, quien vive por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 15:5-7)

Dios no está guardando pasivamente su ira para el juicio final, sino es activo en detener el pecado de los hombres. Las plagas y juicios son los resultados de su ira. No podemos ver como Dios hace esta acción (Habacuc 3:4).

Las siete copas de ira
“La ira de Dios  viene revelándose desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los seres humanos, que con su maldad obstruyen la verdad” (Romanos 1:18 NVI).

Una cuadro comparativo entre los trompetas y las copas

7 trompetas
7 copas
1. Tierra (Apocalipsis 8:7)
1. Tierra (Apocalipsis 16:2)
2. Mar (Apocalipsis 8:8-9)
2. Mar (Apocalipsis 16:3)
3. Ríos y manantiales (Apocalipsis 8:10-11)
3. Ríos y manantiales (Apocalipsis 16:4-5)
4. Sol, luna y estrellas (Apocalipsis 8:12)
Sol (Apocalipsis 16:8)
5. Pozo del abismo (Apocalipsis 9:1)
5. el trono de la bestia (Apocalipsis 16:10)
6. El río Eufrates (Apocalipsis 9:13-14)
6. El río Eufrates (Apocalipsis 16:12)
7. Relámpagos y granizo (Apocalipsis 11:15,19)
7. Relámpagos y granizo (Apocalipsis 16:17,21)


La primera copa es contra la gente que son socios con la maldad.
La segunda copa es contra el mar (agua salada).
La tercera copa es contra los ríos y manantiales (agua dulce)

Luego hay un himno que declara que las acciones de Dios son justos.

Oí que el ángel de las aguas decía:
      «Justo eres tú, el Santo,
      que eres y que eras,
      porque juzgas así:
ellos derramaron la sangre de *santos y de profetas,
      y tú les has dado a beber sangre, como se lo merecen.»
Oí también que el altar respondía:
      «Así es, Señor, Dios Todopoderoso,
      verdaderos y justos son tus juicios» (Apocalipsis 16:5-7 NVI).

La cuarta copa es contra el sol.
La quinta copa es contra el trono de la bestia.
La sexta copa es contra el río Éufrates por apoyar los reyes del oriente.

Podemos esperar este clase de plaga en cualquier momento de la historia humana. Todas apuntan a la séptima plaga, que es el juicio final que destruye todo.

Luego viene una advertencia: la gente ignora, como los Egipcios, las pagas y no se arrepienten. Pero Jesús dice que viene como un ladrón.

¡Cuidado! ¡Vengo como un ladrón! *Dichoso el que se mantenga despierto, con su ropa a la mano, no sea que ande desnudo y sufra vergüenza por su desnudez.» (Apocalipsis 16:15 NVI).

Hay dos tipos de ladrones: uno silencioso que entra a la casa cuando están fuera de la casa o el que le asalta en la calle cuando uno está distraído. Pero hay otro tipo de ladrón que saca su pistola y te dice cara a cara: “dame todo lo que tienes de valor”. Este segundo tipo de ladrón es la imagen que quiere darnos Juan en este capítulo. Todos van a ver a Jesús cuando regrese a la tierra.

La séptima copa es el regreso de Jesús y el juicio final. Este es el cuarto final registrado en el Apocalipsis.

SE ACABÓ” (Apocalipsis 16:17), “EL TIEMPO HA TERMINADO” (Apocalipsis 10:6), y “TODO SE HA CUMPLIDO” (Juan 19:30) son frases que indican que el proceso ha llegado a su final. Noten bien el paralelismo entre los sellos, las trompetas y las copas.

6.    La lucha contra la ramera y la bestia (Apocalipsis 17:1-19:21) es motor de la historia


Esta parte del Apocalipsis describe con más detalle a los enemigos de Dios (Babilonia) que en el resto del libro. Los enemigos están descritos como una ramera y como una bestia. La descripción está hecha para que los enemigos de Dios nos causen repulsión. 

Nota: la ramera (Apocalipsis 17: 1—18) está en contraste con la novia (Apocalipsis 19:9-15).

Es importante definir Babilonia porque no es una ciudad o lugar geográfico sino representa la oposición a Dios. La raíz de Babilonia es “Babel” donde se rebelaron la gente contra Dios. Babel quiere decir “puerta del cielo” que fue hechos por la iniciativa del hombre. En hebreo esta palabra significa “confusión”.

La segunda fuente para informar el símbolo es el imperio de Babilonia descrito en Isaías, Jeremías, Habacuc, 2 Reyes, 2 Crónicas y otros. Este imperio era responsable por la destrucción de Jerusalén y el exilio. Fue caracterizado por su orgullo, arrogancia e idolatría, y oposición a Dios. A parte de este arrogancia ellos eran un pueblo mercantil que explotaban a los otros pueblos para su propia ganancias. Todos los pueblos los admiraban y odiaban a la vez. Juan detalle los productos de comercio (Apocalipsis 18:11—17)  de Roma haciendo obvio su identificación de Babilonia con el Imperio Romano.

Estas dos fuentes “Babel” y “Babilonia” forman el arquetipo de lo que Juan habla cuando se refiere a “Babilonia”. Como el Imperio Romano era opositor a los judíos y a los cristianos, y había destruido el templo como lo había hecho Nabucodonosor. Como los Cesares y Nabucodonosor se habían proclamado divinos era fácil aplicar el nombre Babilonia a Roma y a todo los políticos y sistemas que se oponen a la fe cristiana.

Cuerno, simboliza el poder y orgullo (ver Salmos 75:10; Salmo 132:17; Ezequiel 29:21). En Apocalipsis representa los individuos que tienen el poder (Xavier León-Defour, Diccionario del Nuevo Testamento, Cristiandad, p. 162).

16 Los diez cuernos y la bestia que has visto le cobrarán odio a la prostituta. Causarán su ruina y la dejarán desnuda; devorarán su cuerpo y la destruirán con fuego,17 porque Dios les ha puesto en el corazón que lleven a cabo su divino propósito. Por eso, y de común acuerdo, ellos le entregarán a la bestia el poder que tienen de gobernar, hasta que se cumplan las palabras de Dios. (Apocalipsis 17:16-17).

Nota: Dios causa que el mal destruye el mal. La bestia mata la prostituta. Al igual que en Habacuc 1:5-11 Dios causa que el mal juzgue al mal. Ni Juan, ni Habacuc vieron la posibilidad de que la sociedad fuera cambiada por los “creyentes”. Estaban más allá de la posibilidad de transformación.

Ezequiel 27-28 son paralelos a Apocalipsis 18:11-16.

Después de la descripción a detalle, Dios destruye los falsos sistemas y falsos dioses que no permiten que salgamos para servirle (como en Éxodo 5:1). La maldad en estos dos capítulos recibe una cara humana, son personajes. 

En la séptima parte de esta sección volvemos a ver al jinete del caballo blanco (Apocalipsis 6:29), Cristo. Esto es el desfile de la victoria. El emperador ha triunfado y está regresando a su capital para la fiesta. El en verdad es el “Rey de reyes y Señor de señores” (Apocalipsis 19:16). Él ha derrotado a todas las personas y todos los sistemas que le han resistido en la historia.

Investigación: Lee capítulos 17—19 y anota que dice acerca de Dios y sus santos.

Apocalipsis 19:11-16

El libro tiene una estructura elíptica en donde se repite el mismo tema varias veces, o esta recopilando la misma situación desde varias perspectivas.
Visión de Cristo, Una espada sale de su boca Salmo 2: 7 y 9.

7. La derrota de Satanás y sus consecuencias (Apocalipsis 20:1-22:6) son un motor de la historia


“Juan está haciendo una declaración teológica en el libro y no busca establecer una cronología.” (Gordon Fee, Regent College). Dios es el soberano absoluto y no hay otro.

El capítulo 20 ha sido un capítulo que ha generado muchas opiniones. Unos creen que cuando la iglesia fue unida al Estado empezaba el milenio entre 313 y 325 cuando Constantino proclamó el cristianismo como la religión oficial del imperio. (Por eso el Papa tiene una corona y los símbolos de la realeza) (preterista). Otros creen que por medio de la proclamación del evangelio vamos a lograr una sociedad ideal antes de que venga Jesús (post-milenaristas). Otros creen que al venir a la tierra Jesús establecerá un reino que durará mil años (pre-milenaristas). Si el texto fuera fácil no habría tanta opinión. Por esta razón debemos ser tolerantes con los que no están de acuerdo con nosotros al interpretar este sección. 

Unos observaciones (Egerdahl: p. 234:5) de lo que no está en esté capítulo:
1.    El texto no menciona la segunda venida de Cristo a la tierra.
2.    No menciona que Cristo va a reinar en la tierra.
3.    Ni tampoco indica que éste milenio sea el resultado de la segunda venida.
4.    Ni una resurrección de los cuerpos humanos.
5.    Ni un trono(s) en la tierra.
6.    Ni Cristo reinando desde la tierra.
7.    Ni un trono literal (físico) de David.
8.    Ni la ciudad de Jerusalén.
9.    Ni Israel o Palestina.
10. Ni un reino judío.
11. Ni los justos en la tierra.
12. Ni paz y prosperidad.
13. Ni un templo físico.
14. Ni los sacrificios restaurados.
15. Ni la salvación de los judíos.
16. Ni un mundo convertido.
17. Ni la fertilidad de la tierra prometida.
18. Ni mil años de paz en la tierra.
Para muchas personas un “milenio”, un reino temporal en la tierra por el Mesías. Y citan a Isaías 11 para referirse a milenio, pero Isaías está describiendo la Nueva Creación.

Pero, la idea de un milenio no se encuentra en los profetas, ni uno lo menciona. No está en Daniel tampoco. La idea sólo se encuentra en 4 Esdras 7:26-35 donde habla de reino temporal mesiánico de 400 después del cual mueren todos y 2 Baruc 40:1-4 en la segunda siglo d.C. (Gordon Fee, Regent College, Vancouver, BC, Canadá).

El Milenio (Apocalipsis 20:1-6)
El milenio sólo se menciona aquí en todas las Escrituras. Estas versículos han provocado mucha debate en toda la historia.

Gordon Fee describe esta sección como un interludio ya que la sección anterior habla del juicio del falso profeta y la bestia. Sólo falta el juicio de Satanás para terminar con la derrota de la trinidad satánica que se presenta a continuación.

También está claro que Apocalipsis 19:19-21 y 20:7—15 presenta el juicio final. Así estamos ante una situación similar a la relación entre Apocalipsis 11:15-21 y capítulo 12 que arranca una nueva recopilación desde la creación hasta el final.

Juan no esta describiendo un milenio como tal. Juan usa los números en un sentido simbólico. Los mil años es simbólico. Daniel 7:8-27 es la fuente. El levantamiento y destrucción del pequeño cuerno va a ser derrotado por el Anciano de Días. Juan aplica Daniel 7 a Roma por el Hijo de Dios o el Cristo y su pueblo.

En Daniel 7:21 y 25 los santos van a ser derrotadas por la bestia. Pero Daniel 7:22 y 26 dice que la bestia va a ser derrotada por el Anciano de Días. En el siguiente texto dice que su poder va a pasar a Cristo y su pueblo 22; 26-27 el poder va a ser entregado a los santos.

Juan toma Daniel y lo re-escribe para ayudar los santos cuando enfrontan el martirio.

En Apocalipsis 6:9—12 encontramos la oración de los mártires, que perdieron sus vidas por su testimonio, pidiendo que Dios venga su muerte y sufrimiento. En Apocalipsis 13: 5—8 indica que la bestia tiene autoridad para derrotar el pueblo santo de Dios y derrotarlos. La pregunta entonces es, si vale la pena dar la vida por Cristo (Apocalipsis 12:11). Aquí esta la respuesta porque en capítulo 20 dice que los que han dado la vida por Cristo, “ … los que han sido decapitados por dar testimonio … Volvieron a la vida, y reinaron con Cristo durante los mil años.” (Apocalipsis 20:4—5).

El milenio en el Apocalipsis sólo existe para dar un reconocimiento especial para los mártires. Todo cristiano es llamado a dar la vida para Cristo (Marcos 8:34—37).


¿Hasta cuándo reinará Cristo?
Muchas personas piensan que el milenio será un tiempo cuando Cristo tendrá un reino absoluto o una teocracia absoluta como uno de los viejos monarcas europeos. Pero esto no es la descripción de reino que nos da las Escrituras.

Lo cierto es que Cristo ha sido *levantado de entre los muertos, como *primicias de los que murieron. De hecho, ya que la muerte vino por medio de un hombre, también por medio de un hombre viene la resurrección de los muertos. Pues así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a vivir, pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; después, cuando él venga, los que le pertenecen. Entonces vendrá el fin, cuando él entregue el reino a Dios el Padre, luego de destruir todo dominio, autoridad y poder. Porque es necesario que Cristo reine hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies (Salmo 110:1). El último enemigo que será destruido es la muerte, pues Dios «ha sometido todo a su dominio». Al decir que «todo» ha quedado sometido a su dominio, es claro que no se incluye a Dios mismo, quien todo lo sometió a Cristo. Y cuando todo le sea sometido, entonces el Hijo mismo se someterá a aquel que le sometió todo, para que Dios sea todo en todos (1 Corintios 15:20-28 NVI).

Aquí tenemos un problema serio. Si no se refiere al tiempo en que Cristo establecerá el milenio cuando venga, ¿a qué periodo se refiere? Tenemos otra indicación a que tiempo se refiere aquí en el texto porque describe el periodo como tiempo entre dos resurrecciones. El único otro lugar en las Escrituras que habla de dos resurrecciones está registrado en el Evangelio de Juan 5:19—30 cuando Jesús afirma:

19 Entonces Jesús afirmó:
   —Ciertamente les aseguro que el hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su padre hace, porque cualquier cosa que hace el padre, la hace también el hijo.20 Pues el padre ama al hijo y le muestra todo lo que hace. Sí, y aun cosas más grandes que éstas le mostrará, que los dejará a ustedes asombrados.21 Porque así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo da vida a quienes a él le place.22 Además, el Padre no juzga a nadie, sino que todo juicio lo ha delegado en el Hijo,23 para que todos honren al Hijo como lo honran a él. El que se niega a honrar al Hijo no honra al Padre que lo envió.
Primera resurrección
24 »Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.25 Ciertamente les aseguro que ya viene la hora, y ha llegado ya, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán.26 Porque así como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha concedido al Hijo el tener vida en sí mismo,27 y le ha dado autoridad para juzgar, puesto que es el Hijo del hombre.
Segunda resurrección28 »No se asombren de esto, porque viene la hora en que todos los que están en los sepulcros oirán su voz,29 y saldrán de allí. Los que han hecho el bien resucitarán para tener vida, pero los que han practicado el mal resucitarán para ser juzgados.30 Yo no puedo hacer nada por mi propia cuenta; juzgo sólo según lo que oigo, y mi juicio es justo, pues no busco hacer mi propia voluntad sino cumplir la voluntad del que me envió (Juan 5:19-30).
La primera resurrección
Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las regiones celestiales, para mostrar en los tiempos venideros la incomparable riqueza de su gracia, que por su bondad derramó sobre nosotros en Cristo Jesús (Efesios 2:4-7 NVI, Ver también Romanos 6:4 y Colosenses 3:1).

La segunda Resurrección
Ésta es la primera resurrección; los demás muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron los mil años. Dichosos y santos los que tienen parte en la primera resurrección. La segunda muerte no tiene poder sobre ellos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años (Apocalipsis 20:5-6 NVI).

Si tenemos vida eterna por haber creído en Jesús, la segunda muerte no tiene poder sobre nosotros. Esto indicaría que el milenio describe el periodo entre la resurrección de Jesús y Su regreso a la tierra.

La Derrota de Satanás como motor de guerra a paz (Apocalipsis 20:7-10)
La derrota de Satanás marca el cambio de un periodo de guerra a un periodo de paz.
Al terminar el milenio Satanás es juzgado. El último enemigo es eliminado. Jesús es triunfante. Los enemigos de Dios están en el lago de fuego.

El juicio final (Apocalipsis 20:11-15)
La derrota de Satanás también marca el momento de juicio de los humanos. Este juicio marca el paso de algunos a la vida eterna y la segunda muerte para los que no han sido fieles a Dios.

Ya eliminada la oposición Juan describe como será la nueva creación de Dios. 
La meta de la historia es que la tierra y el hombre pueden cumplir la función para la cual fueron creados. La visión aquí al final del Apocalipsis es una creación que cumple el propósito para el cual fueron creados. Esto sólo ocurre por medio de la muerte y resurrección de Jesús.

El nuevo Jerusalén para el pueblo de Dios (Apocalipsis 21:1-22:6)

1.Dios y su pueblo (Apocalipsis 21:1-8)
La nueva Jerusalén está ubicada en una nueva tierra, bajo un nuevo cielo. La nueva Jerusalén bajaba de Dios, esto contrasta con la peregrinación del hombre a Jerusalén. Dios estará en medio de su pueblo (Immanuel Isaías 7:14). Dios cumple la esperanza del Antiguo Testamento, “Dios mismo estará con ellos y será su Dios. En esté lugar no habrá lagrimas, ni muerte, ni llanto, ni lamento, ni dolor. Todo es nuevo. El que salga “vencedor” (Apocalipsis 2:7; 2:11; 2:17; 2:26; 3:5; 3:12; y 3:21), pero los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, los que hacen inmoralidades sexuales, practican artes mágicas, idólatras, y mentirosos recibirán la herencia del lago de fuego, es decir, la segunda muerte (Apocalipsis 21:8).    
2.La ciudad santa (Apocalipsis 21:9-14)
Los siete ángeles presenten la ciudad santa en toda su gloria. Tendrá12 puertas con los nombres de los 12 tribus de Israel. Tendrá 12  cimientos con los nombres de los “12 apóstoles del cordero”. Así representa todo el pueblo de Dios. Estará adornado con 12 piedras preciosas.
3.Las medidas de la ciudad (Apocalipsis 21:15-21)
La ciudad es un cubo que es una versión más grande del lugar santísimo. Mide 2,200 kilómetros. Las medidas y decoro indican que es una ciudad gloriosa.
4.La luz de la ciudad (Apocalipsis 21:22-27)
La ciudad no tiene necesidad de un templo porque Dios mismo es su templo. No tenía necesidad de luz ya que el Cordero es su lumbrera. Las puertas de la ciudad siempre estarán abiertas. Y no tendrá ninguna cosa inmunda en ella. Y será habitada por los que están inscritos en el libro de la vida del cordero. (Apocalipsis 21:27).
5.El árbol de la vida (Apocalipsis 22:1-5)
Dios hace un nuevo Edén, sin el pecado y sus resultados. El rio que da vida procede del trono de Dios (Ezequiel 47) y sana a las naciones. Ya no hay una maldición. No habrá noche, ni lámparas ya que la fuente de luz les va a iluminar. No habrá más noche. Dios el Señor los iluminará (Apocalipsis 22:5).

Reflexión: Escribe tus impresiones de la vida en la presencia de Dios.



Epílogo (Apocalipsis 22:7-21)

a.  El anhelo para que Jesús venga (Apocalipsis 22:7-17)

a. ¿Transformación de la sociedad?
Juan hace dos comentarios en Apocalipsis
“No el injusto siga haciendo injusticias, que el impuro siga siendo impuro, que el justo siga practicando la justicia, y que el que es santo siga guardándose santo” (Apocalipsis 22:11-12).

“El que tenga oídos, que oiga.
El que deba ser llevado cautivo, a la cautividad irá. El que debe morir a espada, a filo de espada morirá. ¡En esto consisten la perseverancia y la fidelidad de los santos! (Apocalipsis 13:9-10 NVI).

a. Advertencia de no cambiar las palabras (Apocalipsis 22:18-19)
Las Escrituras dicen: similar a Deuteronomio 4:2 “No añadan ni quiten palabra alguna a esto que yo les ordeno” (NVI), Deuteronomio 12:32, “Cuídate de poner en práctica todo lo que te ordeno, sin añadir ni quitar nada” (NVI). Juan cierre su Apocalipsis con la formula que cierra los pactos:

“A todo el que escuche las palabras del mensaje profético de este libro le advierto esto: Si alguno le añade algo, Dios le añadirá a él las plagas descritas en este libro. Y si alguno quita palabras de este libro de profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa, descritos en este libro” (Apocalipsis 22:18-19).

Conclusiones:

En el Apocalipsis hemos visto siete veces toda la historia entre la resurrección de Jesús y Su segunda venida.  Las iglesia, los sellos, las trompetas, los siete personajes, las copas, la destrucción de babilonia, y el milenio. Cada vez que Juan relata la historia lo hace desde una perspectiva distinta (G. Hendriksen, Más que vencedores, Desafio).

¿Por qué es importante el Apocalipsis hoy?
1.  Porque Jesús está presente en la iglesia actualmente.
2.  Porque Dios está reinando en el mundo hoy.
3.  Porque Cristo está encargado del desarrollo de la historia.
4.  Porque Dios va a vengar la sangre de los mártires que dieron sus testimonios y sus vidas por su causa.
5.  Porque Dios está llamando la gente a arrepentirse de sus pecados.
6.  Porque hay una gran batalla entre Jesús y Satanás hoy (ver Génesis 3:15).
7.  Porque Dios está utilizando todo para ganar la batalla. Aún la naturaleza lucha a favor de los santos de Dios.
8.  Porque Dios está enojado con la gente que no creen en Él hoy.
9.  Porque Dios juzgará a los que se oponen su plan para este mundo.
10.      Porque Cristo va a vencer a todos sus enemigos. “El último enemigo que será destruido es la muerte.” (1 Corintios 15:26)
11.       Porque los santos están reinando con Él actualmente.
12.       Porque Dios tiene preparado un lugar en la eternidad para Su pueblo.
13.       Porque hay un galardón para los que sirven a Dios.
14.       Porque Dios cumple su Palabra.

Juan ve a Jesucristo activo en los asuntos de éste mundo. No es pasivo esperando que la gente le siga. Juan ve un conflicto de vida y muerte entre la maldad y Jesús en el tiempo actual. Así, el libro de Apocalipsis interpreta el tiempo presente con la seguridad de que Jesús va a vencer y llevar a sus seguidores (Su Pueblo, la iglesia) a un lugar donde podemos tener comunión con Dios (Éxodo 5:1).

El lenguaje de Juan está dirigido a la comunidad cristiana. No tiene referencias a las prácticas del Judaísmo. No menciona en ninguna parte que los judíos van a tener el domino sobre el mundo. Estas ideas provienen más del Antiguo Testamento cuando hablaba de una edad mesiánica. Estas profecías se cumplen en Jesús.

Se nota que Juan no está pensando que los cristianos van a transformar la sociedad. Más ve a la sociedad como un enemigo de Dios. La única manera para tener una sociedad en paz es teniendo paz con Dios. Si uno no ha logrado paz con Dios, Dios es su enemigo hasta la muerte.
“No guardes en secreto las palabras del mensaje profético de este libro, porque el tiempo de su cumplimiento está cerca. Deja que el malo siga haciendo el mal y que el vil siga envileciéndose; deja que el justo siga practicando la justicia y que el santo siga santificándose” (Apocalipsis 22:10-11).

Para terminar: ¿Qué es lo que crees tú que sea el propósito de Juan al escribir este libro?




Bibliografía:

Pat y David Alexander, El nuevo Manual Bíblico Ilustrado, tercera edición, Unilit.
Harry R. Boer, The Book of Revelation, Eerdmans.
G. K. Beale, “Revelation, the book of” en Alexander, et. al. New Dictionary of Biblical Theology, IVP.
J. Scott Duvall y J. Daniel Hays, Hermenéutica: entendiendo la palabra de Dios, CLIE.
John C. Egerdahl, Dispensacionalismo vs. la Bible,
Gordon Fee y Douglas Stuart, “Apocalipsis” en Lectura Eficaz de la Biblia, Vida.
Gordon Fee y Douglas Stuart, “Apocalipsis” en Como leer la Biblia libro por libro, Mundo Hispano.
Gordon Fee, Apocalipsis, Audio de Regent College, Vancouver, Canadá.
Benjamin Galan, Como interpretar el libro de Apocalipsis, B & H Español.
Graeme Goldsworthy, El león y el cordero, Torrentes de vida.
Hank Hanegraaff, El Código del Apocalipsis: Grupo Nelson. “Descubra lo que la Biblia realmente dice acerca de los tiempos finales y la razón de su importancia en la actualidad.” (Portada).
José Graú, Escatología, CLIE.
José Graú, Apocalipsis, Ediciones Evangélicas Europeas.
Wayne Grudem, Teología sistemática, Vida, tiene una sección sobre la doctrina del futuro en que presenta argumentos a favor y en contra de muchas de las interpretaciones que salen del Apocalipsis, páginas 1149-1230.
Guillermo Hendricksen, Más que vencedores, Desafío.
Simon Kistermacher, Apocalipsis, Desafío.
León Morris, Apocalipsis, Certeza
Robert Mounce, Apocalipsis, CLIE.
Kim Riddelbarger, The case for Amilenialism,
Eugene Peterson, Reversed Thunder, Harper Collins.

Apocalipsis en la historia de México
Jaques Gabayet Jacqueton, Hacia el nuevo milenio: Estudios sobre mesianismo, identidad nacional y socialismo, (compilación de los ponencias  del simposio “Hacía el nuevo milenio”, en el Palacio de Minería, 1984, con la participación de Humberto Martínez, Rubén Dri, Jorge Pixle, Augusto Ángel Maya, Miguel Concha Malo, José Manuel del Val, Antonio Passante, Jan Patula, Julio Amador Bech, Elisea Ramirez, Teresa Waisman, Lucero Gonález, Roberto Follari, Leopoldo Zea, Salomón Nahmad Sittón, Guillermo Bonfil, Jacques Gabayet, J. Jean-Pierre Bastián, Javier Torres Paréss, y Carlos Monsiváis), Editorial Villicaña, 1986.